Loading...

domingo, 14 de abril de 2013

Fin de semana (36 horas) en San Diego


Por Freda Moon, The New York Times
News Service/Syndicate, Última actualización: 08/04/2013


Al igual que su rival urbana Los Ángeles, San Diego no es tanto una ciudad como una colección de comunidades traslapadas (y a veces encontradas) unidas por vías rápidas que les dan vida: hay un pueblo militar en Coronado, un pueblo para surfear en Ocean Beach, siempre ecléctico y de moda; y un pueblo fronterizo en el histórico barrio méxico-estadounidense de Logan. Si es que San Diego tiene una identidad coherente, es por haber adoptado la informalidad sudcaliforniana, fácil y despreocupada.
36 horas            en San Diego
Al igual que su rival urbana Los Ángeles, San Diego no es tanto una ciudad como una colección de comunidades traslapadas (y a veces encontradas) unidas por vías rápidas que les dan vida: hay un pueblo militar en Coronado, un pueblo para surfear en Ocean Beach, siempre ecléctico y de moda; y un pueblo fronterizo en el histórico barrio méxico-estadounidense de Logan. Si es que San Diego tiene una identidad coherente, es por haber adoptado la informalidad sudcaliforniana, fácil y despreocupada. Con su falta de pretensiones, la ciudad generalmente es considerada por los fuereños como una especie de Jauja: un lugar feliz y suave con una cantidad excepcional de luz solar. Dependiendo de la profundidad a la que miremos, eso podría ser lo único que veríamos. Pero, después de todo, hay cosas peores que mosaico español, palmeras, flores tropicales, sandalias todo el año, tacos de pescado fresco y fogatas en la playa.
VIERNES
3 p.m.
Primera parada
De ser posible, llegue a San Diego por tren (trolley). Inaugurada en 1915, la estación de Santa Fe (Estación Unión) es una construcción estilo colonial español, rodeada de fuentes, palmeras y bancas de mosaico. Al lado, en lo que era el edificio de equipajes de la estación, el plantel del centro del Museo de Arte Contemporáneo de San Diego está presentando “The Very Large Array”, una exhibición de obras de unos cien artistas locales y de Tijuana (que permanecerá abierta hasta el 1° de junio de 2014) que ofrece una atractiva introducción a San Diego como ciudad fronteriza. Boleto de entrada, 10 dólares.
4:30 p.m.
Delicias vespertinas
Sentado por arriba del agua en una terraza sobre pilotes en Harbor Island, en el nivel C (880 Harbor Island Drive;cohnrestaurants.com) mire, al otro lado de la bahía de San Diego, los barcos en Coronado, el elevado perfil del centro y los altos buques del Museo Marítimo. Entre semana, en las tardes, de 3:30 a 5:30 p.m., el menú del bar tiene los cócteles en oferta a 5 dólares – no se pierda el Desi Arnaz (ron de mango de St. Croix, néctar de papaya, menta, limón fresco y soda) ni el Sol y Mar (vodka de uva de Finlandia, jugo de aloe y limón fresco) – y las botanas, como camarones envueltos en papel de arroz y los mejillones al vapor con chorizo. Después, maréese a bordo de la montaña rusa de madera Giant Dipper (6 dólares por persona) en Belmont Park, un parque de diversiones clásico en la playa de Mission Bay.
7 p.m.
A las carnitas
Inaugurado en 2011 y adorado por los habitantes locales, Carnitas’ Snack Shack (2632 University Ave.;carnitassnackshack.com) es un puesto de tacos con aspiraciones que sirve antojitos de carne de puerco desde una ventanilla para llevar en North Park. No se pierda los tacos de carnitas con guacamole y salsa fresca (7 dólares), los de panza de cerdo Duroc rehogada con ensalada de escarola, manzana y rábano (8 dólares) o el sándwich de carne con jalapeño y queso Cheddar (9 dólares). La construcción baja tiene mesas en el exterior y lámparas de calor en la parte de atrás, así como una gigantesca escultura en metal de un cerdo que adorna el techo.
8:30 p.m.
Simplemente normal
Para el postre, diríjase a Adams Avenue y pruebe el helado casero mexicano de chocolate o de plátano con nuez en la heladería familiar Mariposa Ice Cream o las exóticas paletas en Viva Pops, que vienen en sabores como limonada de lavanda, caramelo salado y mango con chile. Las dos tiendas, en el 3450 y el 3330 de Adams, respectivamente, cierran a las 9 p.m. los fines de semana. Después explore el animado barrio de Normal Heights. Deténgase en la cafetería Lestat’s Coffe House, en el 3343 de Adams, a tomar una dosis de cafeína que lo impulse el resto de la tarde. Y mientras esté ahí, échele un vistazo al calendario de eventos en el espacio de conciertos anexo, que presenta al lado números musicales, de comedia y noche de aficionados.
10:30 p.m.
Vieja escuela y New Age
En South Park, los fans del rockabilly y la vieja guardia se turnan para jugar al tejo en Hamilton’s Tavern (1521 30th St.; hamiltonstavern.com), que ofrece el impresionante número de 28 cervezas de barril, dos cervezas de barril sin filtrar, unas 200 marcas de cerveza embotellada y dice ser la cervecería más antigua de la ciudad. O si no, tenga una experiencia que solo puede tener en California en el Kava Lounge (2812 Kettner Boulevard; kavalounge.com), un bar “New Age”, club de baile y espacio artístico que fomenta “la vida nocturna planetaria del futuro” en la forma de cócteles vegetarianos, música de baile experimental y cursos entre los que puede encontrar “Ballet para bailarinas del vientre”, en un anodino edificio identificable solo por el Ojo de la Providencia que tiene pintado arriba de la entrada.
SÁBADO
9 a.m.
A la costa
Recorra la costa hacia el Cottage en La Jolla (7702 Fay Ave.; cottagelajolla.com), una cabaña que pretende ser de surfeo, con un patio cubierto de sombrillas, que aprovecha la generosidad del Oeste con platos como los panqués de ricota al limón (10.95 dólares), la polenta con condimento de jitomate, el pesto con col rizada, la salsa de queso de cabra con cebollitas (11.95 dólares) y el chorizo de soya picado con huevos revueltos, frijoles negros y queso fresco (11.95 dólares). Después sígase hacia el norte, a la reserva natural estatal Torrey Pines, con más de 800 hectáreas y hogar de las especies de pino más raras del mundo, con acantilados de arenisca esculpidos por el mar y una laguna que alberga a las aves marinas migratorias.
Mediodía
Misión Viejo
Fundada en 1769, la primera de las 21 misiones en California, la misión Basílica de San Diego de Alcalá tiene un pasado sangriento y políticamente complicado. Hoy en día, este sitio histórico nacional es un lugar excepcionalmente pacífico, una parroquia activa en una ladera alfombrada de xerófitas, con un jardín estilo español en el centro y una tienda de recuerdos que vende exvotos, un tipo de artesanía mexicana religiosa, y cerámica de Talavera. Para el almuerzo, váyase al norte al Island Style Cafe (5950 Santo Road; islandstylecafe.com), una cafetería hawaiana estilo casero con orquídeas de tela en las mesas y grabados de paisajes tropicales en las paredes. Pruebe los muslos de pollo fritos al estilo coreano (8.75 dólares), servidos con la clásica guarnición de ensalada de macarrones y un imprescindible vaso de jugo de maracuyá, naranja y guayaba (2.50 dólares).
4 p.m.
La tierra de la cerveza
San Diego es uno de los centros de la industria cervecera artesanal, en continua expansión, y tiene un número y una diversidad de destilerías (más de 70, de las cuales unas 20 más o menos se establecieron apenas el año pasado) que resultan intimidantes. Los entusiastas deben de buscar West Coaster (westcoastersd.com), una revista mensual dedicada enteramente al mundo cervecero de la ciudad. Cada destilería tiene su propio interés y ambiente, desde las cervezas potentes con nombres como de Heavy Metal (Anvil, Horny Devil, Evil Dead Red) en AleSmith Brewing Company (9368 Cabot Drive; alesmith.com), la decoración vagamente steampunk de Societe Brewing Company (8262 Clairemont Mesa Boulevard; societebrewing.com) hasta Lightning Brewery (13200 Kirkham Way, Poway; lightningbrewery.com), en el alejado suburbio de Poway, que está manejada por un auténtico destilador, con doctorado en bioquímica y que al visitarla parece que estamos viendo un experimento científico en una cochera.
8 p.m.
Mar y cielo
En el perenne debate acerca de dónde se consiguen los mejores tacos de pescado en San Diego, una de las indicaciones es la cola que se forma en Blue Water Seafood Market & Grill (3667 India St.; bluewaterseafoodsandiego.com). El menú es una invitación a elegir nuestra aventura subacuática, con doce tipos de pescado – entre ellos salmón escocés, albacora hawaiana y halibut de Alaska _, seis tipos de marinada (entre ellas, la de chipotle, la negra y la “de bronce”) y cuatro preparaciones: ensalada, sándwich, plato o tacos (desde 4 dólares por tato hasta 25 dólares por un plato de camarón gigante). Después de eso, échese la del estribo en Aero Club (3365 India; aeroclubbar.com), un encantador barecito de whiskey con unas 600 botellas que trepan por las paredes y aviones de juguete colgados del techo. O si prefiere otra cosa, acomódese en una silla de gravedad cero para ver una película a las 8 p.m. (15 dólares) en Cinema Under the Stars, un cine al aire libre en Mission Hills.
DOMINGO
9 a.m.
Europa en América
Deténgase en Bird Rock Coffee Roasters in La Jolla (5627 La Jolla Boulevard; birdrockcoffeeroasters.com) a tomarse un café, tostado en casa en lotes pequeños, nombrado microtostador del año 2012 por Roast Magazine. Después dé un lento paseo dominguero por la costa, pase por los acantilados de arenisca Sunset hacia Cabrillo National Monument. Recorra a pie los tres kilómetros de la ruta Bayside a lo largo de una punta rocosa de arbustos de salvia y magueyes, cerca de donde, en 1542, Juan Rodríguez Cabrillo dirigió la primera expedición europea hacia la costa de la actual California. Para el almuerzo, diríjase al centro, a Little Italy’s Extraordinary Desserts (1430 Union St.; extraordinarydesserts.com), que ofrece un “desayuno europeo” (20.95 dólares) con queso importado, fruta fresca, granola casera, salmón ahumado, una exquisita repostería y panes rústicos a partir de las 11 de la mañana. Es recomendable reservar.
12:30 p.m.
Parque y paseos
Con 15 museos, uno de los zoológicos más respetados del país y 485 hectáreas de colinas, jardines, bosques y barrancos, Balboa Park (balboapark.org) no puede explorarse por completo en un solo fin de semana, mucho menos en una tarde. Pero para darse una idea, San Diego Fly Rides (75 dólares por persona, incluyendo una botana, agua y casco) usa avanzadas bicicletas eléctricas que pueden viajar a 32 kilómetros por hora, para cubrir 15 kilómetros de terreno en su recorrido de dos horas Spanish Twist (para mayores de 16 años). Para su última comida en San Diego, pruebe los tacos de lengua, al pastor (carne de puerco marinada en adobo) y de cabeza (de res) en Northgate Market, una tienda mexicana del tamaño de un Costco con un patio de comida en donde se hacen tortillas a mano, junto con tamales, ceviche, antojitos y aguas frescas (de frutas) en cantidad suficiente para alimentar a un pueblito.
Alojamientos
Fundado en 2009 como el primer hotel en San Diego con certificación de diseño ecológico, el Hotel Indigo (509 Ninth Ave.; hotelindigo.com) tiene un jardín en el techo de 350 metros cuadrados, Internet inalámbrica gratuita y un bar en la terraza del noveno piso desde el que se ve el estadio de Petco Park. En las habitaciones se pueden tener mascotas y empiezan a partir de 146 dólares.
Con 159 habitaciones “ultramodernas” (a partir de 280 dólares), un club nocturno de cuatro pisos y un vistoso restaurante Philippe Starck-KatsuyaUechi, el recién renovado hotel Andaz San Diego (600 F St.; sandiego.andaz.hyatt.com) parece diseñado para atraer hacia el sur a los jóvenes angelinos elegantes.

Sitio relacionado:

Discover San Diego with a Hop On Off Tour. Book on City Discovery.

No hay comentarios: