Loading...

jueves, 15 de enero de 2009

HISTORIA E HISTORIETA: DEL FUS AL PRD

Trepado en los ramales más altos del viejo tamarindo( talado por un comerciante sin escrúpulos) de la terraza maleconera de la casa materna, viví uno de los espectáculos más impactantes de mi infancia: la recepción multitudinaria al primer gobernador civil después de una larga etapa bajo la bota militar: Hugo Cervantes del Río, quien relevaría en el cargo de gobernador del Territorio Sur de la Baja California, al general Bonifacio Salinas Leal.
El arribo de Cervantes, el licenciado y fino orador(cualidad que le ganó el mote de Pico de Oro en su primera visita a Todos Santos), era un triunfo del Frente de Unificación Sudcaliforniano, el FUS. Y lo sabíamos desde entonces porque parte fundamental de nuestra educación sentimental fueron los ires y venires del abuelo, ciudadano ejemplar, que vestido para las grandes ocasiones(camisa blanca abrochada hasta el cogote y sombrero de fieltro gris) acudía puntual a las reuniones encabezadas por don Pancho King y el doctor Francisco Cardoza Carballo, en las que se agolpaba la exigencia de poner punto final a la etapa de los gobernadores castrenses.
A través de un viejo radio Telefúnken(que también nos conectaba con Radio Habana, en onda corta) seguíamos los pormenores del movimiento sintonizando la pionera XENT, entonces única radioemisora del Territorio, que trasmitía en vivo los encendidos discursos de los sudcalifornianos en pie de lucha.
El regiomontano Salinas Leal (tío del futuro Villano Favorito, Carlos Salinas de Gortari) se había ganado el repudio de los peninsulares al darse a la tala de los laureles de la India y tamarindos, destruir monumentos históricos como el antiguo Palacio de Gobierno, cerrar calles como la Madero y construir adefesios arquitectónicos como el Cine Teatro Constitución.
Pero el acabose fue cuando el general llamó “huevones” a los nativos frente a los puntuales y jaloneados micrófonos enviados desde la Colina del Sol hasta la Sala de Gobernadores del flamante Palacio de Cantera.
Por ello la apoteósica recepción a don Hugo, quien acompañado de su esposa Maria Luisa Vallejo de Cervantes del Río y sus dos pequeños hijos, Hugo y Luis, no podía creer lo que veía al descender del transbordador La Paz, en Pichilingue, y en el recorrido hacia las entrañas del puerto capital donde un pueblo jubiloso se arremolinaba en el malecón para darle la bienvenida a quien encarnaba un nítido, limpio, legítimo triunfo civilista.
Cervantes, hombre refinado y de sólidos cimientos culturales , empezó a hacer escuela dentro de la clase política local, aún endogámica(como dice Granados Chapa), y de aquí saltó a la secretaría de la Presidencia de la República, de la mano de su compadre Echeverría, no sin antes tener serias fricciones con el movimiento regionalista atrincherado en la jacobina sede del Eco de California de Reforma y Revolución, y quizás sin digerir muy bien la esencia de un fenómeno popular que lo había recibido como héroe y lo despedía sin aspavientos.

Fundado en 1945 con el fin de solicitarle al gobernador Múgica y al presidente Avila Camacho, un gobernador nativo, el FUS reaparece a finales de los sesenta ahora con la propuesta de gobernador nativo y con arraigo, como primer paso hacia la conversión del Territorio en Estado. Se prepara un magno y simbólico escenario para la nueva apoteosis regionalista: Loreto, primera misión y primera capital de las Californias.
El 11 de octubre se inaugura la Magna Asamblea de Integración Política de Sudcalifornia, Pro Gobernador Nativo o con Arraigo, Loreto 70, donde concurren grupos ciudadanos de diversos puntos de la entidad.
El Cuerpo Colegiado de esta Magna Asamblea lo conformaban Francisco Javier Carballo y Matías Amador Moyrón, presidente y secretario respectivamente, miembros de la Asociación de Profesionistas y Técnicos de BCS, quienes tuvieron a su cargo la redacción, con tintes solemnes, de la declaración de principios.
Dos meses después de Loreto 70, el presidente Echeverría anuncia en La Paz, el nombramiento “como gobernador de esta entidad al Sr. Ing. Félix Agramont Cota, destacado técnico nacional”
A Agramont le corresponde encabezar la conversión a Estado y, en abril de 1975, entregar el poder al primer gobernador constitucional del nuevo miembro del pacto federal: Angel César Mendoza Arámburo, quien llega envuelto en un desbordado fervor popular encabezado por el magisterio, que incluso llegó a obligar al elegido a refugiarse en Mérida, la tierra de su padre, el famoso Flamarión. El nuevo Estado había nacido con “Angel”, decía el pueblo sudcaliforniano.
Angel César estuvo a la altura de su responsabilidad histórica. Destacan particularmente sus logros en los campos de la educación y la cultura: funda la UABCS y emprende un vigoroso programa de promoción y difusión cultural que impacta saludablemente la vida social de la media península. Se crean premios literarios nacionales e internacionales, se organizan coloquios artísticos e intelectuales , encuentros de escritores y convenciones científicas de alto nivel.

De acuerdo con intelectuales sudcalifornianos de la talla del todosanteño Alberto Arnaut Salgado, con Angel César se dio “el último grito estentóreo del regionalismo”. Añadiríamos que también con don Angel el priísmo alcanzó su máximo esplendor al nutrirse de la energía social catalizada por las siglas del FUS y el simbolismo histórico de Loreto 70.

Mendoza Arámburo es relevado por su primo hermano, Alberto Alvarado Arámburo, un hombre carismático y con un arrastre popular que no desentona con el de su pariente y antecesor. Sin embargo, con Alberto- sin demérito de su significativa obra material- empiezan a evidenciarse ciertos síntomas de descomposición en la clase política local, reflejo de un cada vez más complicado escenario nacional e internacional (la crisis del 82 que lleva a la nacionalización de la banca, el giro neoliberal, y la caída de los precios del petróleo, entre otros factores).
Desde la campaña de Alberto, el discurso regionalista llega a excesos inconcebibles, de humor involuntario, autoparódico .Sus principales emisores dentro del periodismo(Eco de California) y las fuerzas vivas(el magisterio como clase intelectual) han entrado ya a la esfera del poder y al parecer consideran cumplidas las principales metas de la sudcalifornidad.

Llega el turno de Víctor Manuel Liceaga Ruibal y el proceso de descomposición de la endogámica clase política local se acelera mientras se fragua el gran timo del salinato. En el 93 se encienden los focos rojos cuando los seguidores del general José Antonio Valdivia, inconformes con el proceso de selección interna del PRI, impugnan la candidatura de Guillermo Mercado Romero, e impulsan a Crisóforo Salido Almada a retomar, fuera del priismo, la estafeta abandonada por un “disciplinado” Valdivia.

El Chóforo se lanza como candidato a la gubernatura por el PAN y Adán Ruffo a la presidencia municipal de La Paz por el mismo partido. Con un discutido “voto diferenciado” Ruffo gana pero Salido se queda en la orilla por 5 mil votos. En la conciencia colectiva queda la certidumbre de un gran fraude electoral, en el que el PAN volvió a lucir habilidades concertacesionistas, tan de moda en esos momentos..
Desgastado por su accidentada carrera hacia el Palacio de Cantera, y sin ánimos para revertir la situación, Mercado Romero asume formalmente la gubernatura sólo para entregarle en buena medida el poder
Ejecutivo a su amigo, compadre y secretario general de Gobierno, Raúl Antonio Ortega Salgado, quien propicia con su torpeza el surgimiento de la figura de Leonel Cota Montaño, el ex diputado federal y alcalde de La Paz en funciones.
Los desatinos del chorizato no dejaron resquicio alguno para la defensa de uno de los dogmas de la sudcalifornidad: la buena nacencia, el nativismo, como certificado de bondad, honestidad y destreza.
Leonel, el rebelde alcalde paceño, capitaliza políticamente el repudio al poderoso Secretario General y convierte el palacio de 16 de Septiembre y Belisario Domínguez, antigua sede del Partido Nacional de Revolucionario, en la principal trinchera antichoricista. Rompe con el manriquismo, con el PRI, y el 7 de febrero del 99 gana, legítimamente y no por una concesión de Zedillo, como sospechosamente anda divulgando el general Valdivia, la gubernatura apoyado por la Alianza Democrática y del Trabajo PRD-PT que también conquista la mayoría absoluta en el congreso.
Al ser designado, por dedazo de AMLO , “presidente nacional” del PRD, Leonel no concluye su mandato, y se va con un consenso popular a su favor, gracias a la reactivación de la “obra material”-que coincide con la llegada de FOX a Los Pinos, la expansión de los mercados y los excedentes petroleros- , pero dejando un enorme rezago político y un lastre nepótico que degenera lo que pudo haber sido una brillante página de nuestra historia regional, en una grotesca farsa política bajo la adulterada bandera de la “Revolución Democrática”.
El sucesor en el trono, el inefable Primo Chicho, no ha hecho otra cosa junto con familiares y socios, que “administrar la inercia de los mercados”, y hacer negocios montado en el neoliberalismo salvaje, que fue anatema del PRD original. ES más, es un DELINCUENTE CONFESO, al haber “renunciado” a sus ESPURIOS “derechos ejidales” en La Purísima. En un verdadero Estado de Derecho, ESTARIA EN LA CARCEL. La desfigura de CHICHO no tiene parangón: EJIDATARIO, INGENIERO Y GÓBER CACHIRUL…TRES PERSONAS DISTINTAS, Y UN SOLO IMPOSTOR VERDADERO.

CASA DE CITAS:”La hora de Sudcalifornia, ha sonadooooooooo”.Hugo Cervantes del Río.

No hay comentarios: