Loading...

domingo, 18 de enero de 2009

NEGRO FUTURO....


Decir que el FUTURO se ve NEGRO, puede dejar de ser una frase de mal agüero y cobrar un significado muy distinto cuando mañana martes, el mulato Barak Husein Obama, hijo de un abogado keniano y una antropóloga nativa de Kansas, residente de Hawai, asuma como el presidente 44 de los Estados Unidos de América.
BARAK tiene todo el perfil de un ESTADISTA: solida cultura política, raigambre humanista, estatura moral y ética; hombre de acciones, pero sobre todo, de PALABRA Y DE PALABRAS. No de rollitos tan maniqueos y anacrónicos como el de nuestro fallido Rayito de Esperanza que todo lo ve en blanco y negro, entre la izquierda y la derecha.
El DISCURSO político de primer presidente afroamericano estadunidense, con el que cautivó al electorado, sobre todo a esos nuevos millones de jóvenes que votarán por primera vez, es todo un ESPECTÁCULO DE LA INTELIGENCIA.
Obama representa la reivindicación de LA PALABRA como instrumento de cambio. PRIMERO FUE EL VERBO…dice el iniciático versículo bíblico…Y DESPUES DE LA DEBACLE, también: el verbo fundacional, que describe un mundo que se disuelve en las HELADAS AGUAS DEL CALCULO EGOISTA, y que convoca al rescate mediante “una segunda declaración de Independencia: la de las mentes, los corazones, el espíritu de los hombres y mujeres de carne y hueso”.
Desde la época de los Kennedy, John y Bob, y Martin Luther King, en los años sesenta, no se había dado el fenómeno de una figura pública a la que todo mundo no solamente quiere ver, sino también ESCUCHAR.
OBAMA, ratifica la idea que el verdadero LIDER, es ante todo un LIDER de OPINION. Un liderazgo ganado a pulso asumiendo la POLITICA como un EJERCICIO INTELECTUAL, pues sin TEORÍA(representación mental, ideológica e ideal del mundo), decía Lenín, no hay PRAXIS.
PARA ENTENDER AL HOMBRE, nada mejor que ver a los ojos del NIÑO Y SUS RAÍCES.
NCIO EN HAWAI EN 1961, HIJO de la antropóloga Ana Dunham y el abogado keniano, Barak Husein Obama. No cumplía dos años cuando su padre partió con el pretexto de dar una cátedra en Harvard, y nunca regresó. Años más tarde, supieron que se había reintegrado a su natal Kenia, donde llevó una atormentada y alcohólica existencia que culminó trágicamente en un accidente automovilístico.
Anne contrajo nuevas nupcias con el geólogo indonesio, Loho Suetorio, quien le dio una hija, para luego llevarse a la familia a vivir en su país natal.
En Indonesia, los nuevos residentes se integraron a un barrio de clase media baja asediado por mendicantes que conmovieron el generoso corazón de la antropóloga que les daba hasta lo que no tenía, mientras el pequeño BARACK era inscrito en una escuela elemental de puros compañeritos blancos. EL geólogo consiguió trabajo en una compañía estadunidense, y la familia se mudó a una exclusiva zona residencial, en la que Anne se sentía incómoda ante la frivolidad del entorno que fue contagiando a su marido y acabando con la relación de pareja.
Vino el divorcio y Barack regresó con sus clasemedieros abuelos maternos a Hawai, mientras su madre se la pasaba trabajando en diferentes países. Cuando llegó el momento de cursar estudios universitarios, los Dunham y su nieto se trasladaron al continente, donde Barack se graduó con un pregrado en ARTES LIBERALES en la neoyorquina Universidad de Columbia, en 1983, y más tarde ingresó a la facultad de DERECHO en HARVARD. EL brillante abogado y polemista, con inquietudes literarias, despreció el vertiginoso acceso a la opulencia que prestigiadas firmas le ofrecían, y decidió regresar a Chicago con el propósito de realizar trabajo comunitario en los barrios bajos del South Side de la ciudad de AL Capone. En una firma legal de Chicago conoció a la que seria su esposa, la también brillante abogada, Michelle Robinson, con la que procrearía dos hijas, Malia Anne de diez años, y Natasha , de 7.
Hombre de su tiempo, BARACK asumió en su momento el haber consumido mariguana, cocaína y alcohol. En su modalidad de escritor, quien mañana asumirá la presidencia del decadente imperio del Tío Sam, ha publicado obras como Audacity of hope, la osadía de la esperanza, encarnada por este mulato de 47 años, que tiene en vilo a ala Aldea Global. Bienvenido el Siglo XXI. LE VOY AL NEGRO.
No se pierda la despedida de Bush y la asunción de Obama, es HISTORIA VIVA….EL MIERCOLES SEGUIMOS PLATICANDO.

1 comentario:

GAB dijo...

Buen Texto, y ojala lo de negro futuro quede en mera descripcion, y realmente Obama logre enderezar el barco que Bush se esforzo en hundir.
saludos sonorenses