Loading...

jueves, 8 de enero de 2009

PRESENCIA: PASION INÚTIL...UN RELATO DE DAVID ALBERTO MUÑOZ


David Alberto Muñoz

Fíjate bien Carolina, el mundo es una mierda. ¡Es la verdad! Por todos lados hay pleitos, desde la esquina de mi casa hasta el Medio Oriente, desde mis vecinos que a lo mejor son contrabandistas hasta el territorio de Gaza, donde ahorita por cierto, las cosas están de la patada. ¿Me vas a decir que no?
A veces no entiendo por qué los humanos somos así. Tenemos una increíble capacidad de poder sacrificarnos los unos por los otros, pero al mismo tiempo podemos destruir la vida del “otro” con una facilidad. Es tan fácil odiar a alguien. ¿O no? Alguna vez has pensado ¿cuánta gente no te cae bien? Cualquiera puede agarra una silla, y tirarla sobre la mesa, o lanzar una granada sobre las estaciones de Televisa en Monterrey, o disparar cuetes sobre Israel. Lo peor de todo es que los que sufren no son los protagonistas del pleito, los que sufren son los pobres ingenuos que iban caminando a la escuela, o de compras, o saliendo con sus familias cuando les cayó la dinamita. Todos eran niños Carolina, mujeres, ancianos, o simples padres de familia que murieron nada más por encontrarse en el camino del fuego.
¿Sabes? A veces la vida no se me hace justa. Mientras yo me la paso quejándome porque en mi trabajo nos están acortando las horas, el ejecutivo de la Ford anda pidiendo billones para sacarlo del hoyo en el que él mismo se metió, mientras familias están perdiendo sus casas, jovencitos calenturientos andan haciendo sus cochinadas un viernes después de la fiesta con el Pato, detrás del carro de Nayeli, porque los papás son bien estrictos, y los mancebitos creen que nadie los entiende, y ya no aguantan más para tener sexo, mientras infantes fallecen llenos de sangre al ser acarreados por alguien que no los conoce, la vida parece seguir sin detenerse. Y qué me dices de aquellos que piensan que todo está bien, que todo es cuestión de actitud, de perspectiva.
—No hay que dejar dominarnos por las cosas malas que pasan en el planeta. Si todo lo ves con ojo amable, los problemas desaparecerán.
Mira Carolina, nada más no la pasamos contradiciéndoos unos a otros. ¿Dime si no es cierto? Creamos grupos donde nos sentimos seguros, porque todos queremos sobresalir de alguna manera. Unos son dizque muy intelectuales, otros se consideran artistas, existen aquellos que poseen una conciencia política, y nada más andan hablando de la justicia social, de la forma de destruir al enemigo, sin poder faltar aquellos que encajan muy bien en el status quo, y desean que todo permanezca como está porque ellos se la están pasando a toda madre.
A veces me olvido de lo malo que puede ser la gente. Se me hace increíble que en pleno siglo XXI todavía estemos teniendo problemas de infanticidio, es lo más común, además, niños de ocho años matando a sus padres, adultos asesinando a golpes a criaturas de seis o siete años, madres abandonando a sus hijos en algún hospital porque en ese estado es legal hacerlo, líderes militares, políticos, religiosos que sólo saben odiar al prójimo con la conciencia de que sólo eliminando al disidente podrá existir verdaderamente la paz sobre esta tierra.
No importa de qué ideología seas, capitalista, comunista, religiosa, sin importar el credo, cristiano, musulmán, judío, budista, hindú, no importa si eres de derecha o de izquierda, si tienes tendencias místicas, o si padeces bulimia o traes traumas de chiquito cuando tu padre te pegaba después de que tu mamá ya te había nalgueado una vez. No importa si eres alcohólico o nunca has tomado en tu vida, o si tienes adicción a la comida, las drogas, el sexo, el chocolate, o las tortillas, o si piensas que la solución a todo está en una fuerza divina, el humano es el mismo, capaz de ejercitar una maldad increíble. Nada más mira las noticias, guerras y rumores de guerras, padres contra hijos, asesinatos, violaciones, muertes, sin poder faltar los religiosos dogmáticos que no tienen otra cosa qué hacer más que decirnos a todos que estamos mal, y nos vamos a ir al infierno si no aceptamos sus principios.
—El que no está con nosotros, es contra nosotros.
¡AH Carolina! Estoy cansado…
—¿Demetrio? ¿Demetrio?
¿Qué?
—Cuando era chiquita y pasaban cosas feas le decía a mi mamá: Así es la vida. No todo es adversidad, también hay momentos bellos, especiales, cuando el tiempo se te pierde en la mano, y encuentras valor en la sonrisa de tu hijo, o el amigo que te estrecha la mano, o las risotadas que puede producir tu propia estupidez. ¿No crees? Además, no hay peor cosa que un individuo amargado que nada más se la pase quejándose de todo sin ver lo bueno que tiene.
Tal vez tengas razón… pero parece ser que estamos atrapados en una existencia que no tiene sentido. Cada uno de nosotros intentamos darle coherencia de la mejor manera posible. Unos se hacen religiosos, otros militantes de un partido político, otros terroristas, otros se refugian en sus familias, sin faltar aquellos que se entregan a un mundo estético simplemente deseando sentir placer, o los que se ahogan en cultura. Al final de cuentas, eso parece ser lo único que realmente poseemos en nuestra existencia: la posibilidad.
Respiro luego soy
mi corazón es luego palpita
sangre fui luego existí
sentí luego observé
La vida es un gran regalo
Aunque a veces nos duela
El hombre es una pasión inútil
Y tal vez yo soy la prueba

No hay comentarios: