Loading...

lunes, 31 de enero de 2011

Chuchinero y corichinero reloaded


Política cero

Jairo Calixto Albarrán

  • Enviar Nota
  •  
  • Imprimir
  • 2011-01-31•Al Frente
Kafkapulco también las tiene, pero ya no son señoritas... no las mujeres bonitas, sino las casillas electorales que vivieron una jornada en Guerrero que, tristemente, dejó de cumplir con el denso tambache de kalimbiñasque se habían prometido. Después de semanas de escándalos, sangre, estupor y lágrimas en las que los dos candidatos se comportaban como la Bozzo y la Niurka pero reloaded, condimentados con pasajes trágicos-cómicos-medievales, los comicios resultaron pura llamarada de petate.
Lo que se había prometido como una hecatombe egipcia fue el mismo espectáculo decadente de triunfalismos,mapachaje mínimo, aburridas historias de azuzamiento telefónico e irregularidades de rigor. Puro costumbrismo sin gracia, desprovisto de atributos democráticos ni inspiración para la demagogia. Parecía que estábamos en el más profundo echeverrismo porque, además de las evidencias nostálgicas del electorerismo más bárbaro, todos los protagonistas, del PRI al PT, el PRD y el PAN portaban, además de tendencias irreversible a su favor (el esoterismo pando de las encuestas), unas guayaberas que habrían sido la envidia en los años del “Arriba y adelante”. Todos menos los del Verde Ecologista que venían ataviados de modelitos de Lacoste para diferenciarse del naquerío en Caleta-Caletilla, y el inenarrable Kahwagi salió a acusar al ex candidato panista de delincuente electoral en un tono viril que habría envidiado la Teresa telenovelera.
Capacidades histriónicas que le habrían sido indispensables al señor Añorve de la coalición Tiempos mejores para Guerrero. Cuando en las cámaras de MILENIO Televisión anunciaba su triunfo contundente e inobjetable se le veía falto de convicción, sin el alegre salero que manifestó cuando, a pocas horas de la elección, se dejó caer en la Ciudad de México para enfrentar los señalamientos de narcocandidato con tonito fabiruchesco. Sería que ya para entonces Manlio Fabio SuperstarMatrix Paredes y El Chúntaro Moreira lo habían dejado para irse al Baby O’, pues las tendencias indicaban que el otro priista se los había llevado al baile al Buda Bar.
El PRI, con el tubao que tienen los lángaros al caminar, denunció inequidad, robo de urnas, elecciones de Estado... Era como para armar un pleito legal por los derechos de autor.
Hasta el momento de escribir estas líneas entusiasmadas por el baile que los Pumas le pusieron a los Rayados, el PREP le daba la ventaja a Ángel Aguirre, de la coalición Guerrero nos une. El licuado aliancístico antipriista está funcionando para los pragmáticos del chuchinero-corichinero. La neoderechización-izquierdosa despeina al Dorian Gel Peñanieto.
jairo.calixto@milenio.com

No hay comentarios: