Loading...

domingo, 27 de febrero de 2011

La institucionalidad un camino difícil de la UABCS

                             
                             Por José Luis Vázquez Ceja

                             Dos eventos insólitos en la vida de sudcalifornia con los mismos protagonistas. El más reciente (25-II-11), el primer Encuentro de Análisis de Ciencia, Tecnología e Innovación en Baja California Sur, coordinado por el Congreso del Estado a través de la diputada María Eugenia Osuna Santos, presidenta de la Comisión de Ciencia y Tecnología, y el presidente de la XII Legislatura, Ariel Castro Cárdenas. El otro (11-II-11), las reformas y adiciones a los artículos 9, 10 y 12 de la Ley Orgánica de la UABCS, aprobadas por las fracciones parlamentarias del PRD, PT y un diputado plurinominal independiente.
                            Pasados los eventos, uno se pregunta ¿Cómo es posible que asuntos tan significativos para el desarrollo de nuestra sociedad sean conducidos por miembros de un Congreso que, junto con la policía no sólo ocupan el último lugar en la opinión pública sino el nivel promedio de escolaridad escasamente alcanza la preparatoria. Claro que la profesión o el conocimiento tampoco son garantía para resolver asuntos como los anteriormente mencionados, baste tomar como ejemplo a los miembros del Consejo General Universitario, que sin consultar a la comunidad universitaria, actuaron  y tomaron decisiones contrarias al interés general de los universitarios.  
                           Una reforma universitaria al revés
                            Lejos de allanar el camino para conciliar los intereses para avanzar de la mejor manera en una real  institucionalidad de la UABCS, como son las reformas necesarias para el progreso, fortalecimiento y desarrollo de cualquier institución,  las reformas y adiciones aprobadas por el Congreso sólo abrieron el camino para hacer de ellas diferentes interpretaciones  y actuar en consecuencia con base a dichas interpretaciones. La primera fue la reacción de un grupo de universitarios que interpuso un amparo, el cual fue desechado por el Juzgado Primero de Distrito; la segunda, fue la convocatoria que lanzó el Consejo General Universitario (CGU) para la elección de rector, periodo 2011-2015, en atención al artículo segundo (transitorio) del decreto 1903 del pasado 11 de febrero, y demás artículos de la Ley Orgánica(LO) y tercera, la demanda de un grupo de profesores e investigadores al CGU y la Junta Consultiva (JC) para que dicha convocatoria quede sin efecto  y se reponga el procedimiento establecido en los artículos transitorios segundo y cuarto del multicitado decreto y que se resuelva en definitiva las diferencias de interpretación de la Ley Orgánica. 
                           Convocatoria  a la usanza del viejo priismo
                           Independientemente de toda la argumentación legal y reglamentaria usada en la convocatoria para elegir al rector, el método es arcaico, electorero y denigrante para la comunidad universitaria. La comunidad universitaria no es vista como tal, como un ente universal – convocado a votar por un candidato a rector- sino como una comunidad segmentada en sectores, como en el viejo priismo (obrero, campesino y popular), el estudiantil, el académico, el administrativo (sindicalizado y de confianza), cuyos  representantes  son los  integrantes de  la Comisión Electoral, además de otros entes como el sector autoridad (sic) y los representantes de las Asociaciones Mayoritarias de los Trabajadores Administrativos, de los Estudiantes y de los Académicos. Y, ¿Los representantes de las minorías? Seguramente no existen, no se mencionan en la convocatoria. ¿Doble representación? Al parecer no. Unos son representantes sectoriales y otros de las mayorías. Más claro ni el agua. Franz Kafka sería un aprendiz de brujo en este entramado burocrático de la universidad. Como dijera un sabio e ilustre ingeniero paceño: “No hay mucha diferencia entre la convocatoria para el rey feo del carnaval con la lanzada para elegir rector. Sólo agregar no ser feo para ser rector”.
                            Voto igualitario Ni pensarlo
                            El valor de la prerrogativa de votar libremente y en secreto por un rector, el cual teóricamente debería tener el mismo valor por el hecho de ser todos universitarios, con derechos y responsabilidades diferentes en tiempo y espacios determinados, éste, sin embargo, a la hora de ser cuantificado no tiene un valor unitario sino ponderado. Esto es., el voto de los universitarios para elegir rector no tiene el mismo peso sino que está en función del sector al que pertenece. Incluso, el voto de los integrantes del sector académico, cuya función es la misma, es decir, la enseñanza y la investigación, a la hora de contarlo el peso es diferente. Veamos los pesos: el voto del personal académico de tiempo completo vale uno;  el de los académicos de medio tiempo vale 0.50; de los académicos de asignatura y ayudantes de medio tiempo vale 0.25. ¿Cuánto vale de los otros sectores universitarios, incluido, el extraterrestre sector autoridad?  Lo ignoramos. No aparece en la convocatoria.
                            Registro y requisitos de los aspirantes a rector.
                            Resulta ofensivo para cualquier universitario con aspiraciones a ser rector sólo leer los 26 puntos que deberá cumplir para alcanzar el registro ante la Comisión Electoral del CGU.  Inconcebible que en una comunidad universitaria  formada por académicos, investigadores y estudiantes, además del personal administrativo y de servicios, en la cual debería  privar el prestigio, los méritos académicos y de investigación, la ética,   la moral, el profesionalismo y por supuesto la cultura y la confianza, se pida a los aspirantes a ocupar el puesto de rector de la UABCS, entre otros lamentables requisitos, desde el acta de nacimiento hasta una carta de no antecedentes penales. ¡Increíble!  Estamos hablando del puesto de un rector para dirigir una universidad pública y no de cualquier puesto a ser ocupado por un desconocido. Al parecer, según esta visión de la Comisión Electoral del CGU, la Universidad y específicamente sus departamentos  carecen de registros actualizados de sus  académicos e investigadores o es tal la desconfianza e incertidumbre  que teme que se “cuele” un narco o un pluri a dirigir la Universidad. Imaginemos que la Junta de Gobierno de la UNAM  instituyera estos requisitos en las ternas que presenta el Consejo Universitario para designar al rector, seguramente nuestra UNAM, la primera institución de educación superior en Hispanoamérica, se hubiera quedado sin rectores como el Dr. Ignacio Chávez, el Ing. Javier Barrios Sierra, el Dr. Pablo González Casanova o el mismo Dr. José Narro Robles, entre otras eminencias que han dado prestigio a esta noble institución nacional.
                            Campañas de proselitismo
                            Con las limitantes de recursos de la propia Universidad, las campañas están diseñadas a imagen y semejanza a las de los partidos políticos y sus candidatos a diputados. Se cuenta con una Comisión Electoral y un Comité Electoral que disponen de las facultades para registrar a los aspirantes a candidatos a rector, definir y disponer de los recursos para la implementación del entramado de las campañas de proselitismo, desde las pasarelas hasta los debates públicos de los candidatos, la reglamentación de las mismas comparecencias, distribución, colocación  y vigilancia de las urna para votar, que son diferentes para cada uno de los sectores, realizar el computo, aceptar y resolver las impugnaciones, así como guardar las boletas electorales hasta el término y validación del proceso electoral, las cuales serán destruidas (quemadas) públicamente por Comisión Electoral. Sólo deseamos que el proceso electoral para elegir y designar rector no caída en los espectáculos bochornosos que presenciamos en el proceso electoral del pasado 6 de febrero.
                            Conclusión
                             Sólo esperamos que el ilustre académico que resulte electo y designado rector tenga la sensibilidad, la inteligencia, la voluntad y el respaldo de la comunidad universitaria para sacar a la UABCS del turbio embrollo en que se encuentra. Para lo cual, obviamente, también requerirá del respaldo del gobernador y de la legislatura entrante, que esperemos que tanto uno como otros estén mejor preparados e ilustrados que los que ahora tenemos.




Libia: eran pilotos de Aerocalifornia

Libia: eran pilotos de Aerocalifornia

sábado, 26 de febrero de 2011

GRUPO TEATRAL "LA HOSTERÍA," PRESENTA: "EL ZOOLÓGIC O DE CRISTAL", DE TENNESE WILLIAMS, EN E CENTRO CULTURAL LA PAZ...

LA OBRA, DIRIGIDA POR EL MAESTRO DIEGO BARAJAS, SERÁ ESTRENADA MAÑANA DOMINGO A LAS 19 HORAS EN EL CENTRO CULTURAL LA PAZ, ANTIGUO PALACIO MUNICIPAL, EN 16 DE SEPTIEMBRE Y BELISARIO DOMÍNGUEZ. LA ENTRADA SERÁ LIBRE COMO EN EL RESTO DE LA TEMPORADA QUE COMPRENDERÁ TODOS LOS DOMINGOS DE  MARZO A OCTUBRE.  UNA TEMPORADA DE OCHO MESES EN CARTELERA. 

miércoles, 23 de febrero de 2011

MÁS SOBRE EL ATRACO A LA SEP..

Nuevas y mayores irregularidades

En el manejo de los fondos de SEP

Si bien era previsible que los resultados de la auditoría practicada al ejercicio de los fondos federales asignados en 2009 a la educación en nuestro estado fueran desastrosos, como lo observamos en 2007 y 2008, nunca imaginamos que el monto de las irregularidades rebasaría por mucho el de los dos años anteriores.
Las observaciones que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) hizo a los ejercicios 2007 y 2008 fueron cuantificadas en más de 330 millones y 790 millones de pesos, respectivamente. Esta semana, por el informe que la ASF rindió a la Cámara de Diputados, nos enteramos de que el gobierno de Baja California Sur “mejoró” en 2009 su propio récord de irregularidades en el manejo del Fondo de Aportaciones para Educación Básica y Normal (FAEB), alcanzando la cantidad de mil 168 millones 466 mil 300 pesos.
En este caso, la ASF no sólo detalla irregularidades mayores desde el punto vista cuantitativo, sino que hace dos señalamientos cualitativos que evidencian la notable capacidad de autosuperación de la administración agundista en este aspecto:
Primero, la Auditoría Superior de la Federación, al concluir la revisión del ejercicio 2009, sin ambages de ninguna naturaleza ha emitido explícitamente un dictamen negativo. Y segundo, tras calificar con tan severo adjetivo la generalidad del ejercicio auditado, promueve en lo particular una acción a fin de que el Servicio de Administración Tributaria instruya a quien corresponda para que audite a la Secretaría de Finanzas del gobierno de BCS, debido a que no enteró las retenciones del Impuesto Sobre la Renta de los trabajadores pagados con los recursos del FAEB durante 2009 por un importe de 105 millones 25 mil 700 pesos.
Hoy, con estos datos, podemos entender mejor la prisa que Narciso Agúndez tenía para que le fueran aprobadas anticipadamente las cuentas públicas de años anteriores, 2010 inclusive.
El año pasado, el Congreso del Estado aprobó sin ninguna dificultad la cuenta pública gubernamental de 2009. Para su vergüenza, esta semana nos enteramos por fuente oficial de que al menos mil 168 millones de pesos, de partidas presupuestales de origen federal, fueron aplicados irregularmente.
Tal vez se atrevan a decir los legisladores sudcalifornianos que ellos no revisaron a plenitud los recursos destinados a la educación porque son federales. Con este criterio, bien podrían evitarse el trabajo de analizar y aprobar ninguna cuenta pública, pues los ingresos provenientes de la Federación sobrepasan el 90 por ciento del total. Es vergonzoso el papel que los diputados de la actual legislatura han desempeñado como validadores (por decir lo menos) de anomalías extraordinarias cometidas por el Ejecutivo estatal.

viernes 11 de febrero de 2011

Las felonías políticas de Narciso

El 14 de noviembre de 2006, mientras los estudiantes de la UNISON y los perredistas sonorenses, encabezados por su presidenta, Hildeliza González, repudiaban la presencia de Felipe Calderón Hinojosa en Hermosillo, Narciso Agúndez Montaño reconocía legitimidad como presidente electo a FCH, quien esa vez había entrado al edificio sede del evento por la puerta de atrás, como invariablemente desde julio se veía obligado a hacer a lo largo y ancho del país.
De ese modo iniciaba Narciso la extensa lista de traiciones que durante su sexenio habría de cometer contra los principios del PRD, contra las normas básicas del ejercicio profesional de la administración pública, contra los ciudadanos que lo hicieron gobernador, contra el equipo que lo respaldó en su ascenso al poder, contra los militantes del PRD y contra los más elementales principios éticos en la actividad política y en la conducta humana.
En efecto, el mismo día en que los opositores obradoristas al fraude electoral cometido por Calderón y la derecha cumplían más de cuatro meses de fatigosas jornadas de resistencia civil pacífica, Agúndez tuvo la poco honrosa osadía de ser el primer gobernador perredista en otorgarle a Calderón legitimidad y servidumbre.
Nada hubo más grato para el ilegítimo presidente electo que recibir el reconocimiento del gobernador del estado del que era originario el presidente del partido al que precisamente acababa de robarle la presidencia. Nada ha habido tampoco más indigno en los anales de la historia política de BCS que este hecho grotesco, al que por cierto no faltó quien lo calificara como un acto propio de un estadista.
Jesús Ortega, quien se había esforzado en 2006 porque el plantón del Zócalo capitalino fuera levantado con prontitud, fue también un hábil negociador y beneficiario de acuerdos tras bambalinas con el presidente espurio de México.
Tan pronto como Agúndez se enteró de que la figura “negociadora” y “moderna” de Ortega contaba con el beneplácito del presidente ilegítimo, se apresuró a ofrecer todo su apoyo a la candidatura del dirigente de Nueva Izquierda a la presidencia de su partido en las elecciones internas del 16 de marzo de 2008.
Si el apoyo presidencial no impidió que las fuerzas obradoristas derrotaran en las urnas a Jesús Ortega, sí pudo evitar, en cambio, que Alejandro Encinas se alzara con el triunfo que los perredistas le habían otorgado. Ortega, sin duda en acuerdo con Felipe Calderón, llevó inusitadamente el proceso interno del PRD al arbitraje del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, el mismo que en 2006 le había otorgado la cuestionada victoria a Calderón Hinojosa, y esta instancia, por supuesto, declaró ganador a Jesús Ortega, quien a partir de entonces ató definitivamente su suerte a la de FCH.
En semejantes tratos, Narciso perdió todo recato (si alguna vez lo tuvo). Sintiéndose en los cuernos de la luna, pensó que, ahora sí, su poder no necesitaba ser localmente compartido y decidió que a partir de entonces no sólo había que ejercerlo de modo unipersonal, sino también –lo más importante-- exhibirlo: que no hubiera un solo sudcaliforniano que no supiera que, a partir de sus acuerdos con Ortega y Calderón, sólo su voz tronaba en las desérticas tierras de Baja California Sur.
De este modo, NAM decidió en agosto de 2008 que ya era hora de que en BCS se supiera quién mandaba. Sin rubor de ninguna naturaleza, congregó en su rancho “San Juan”, en la primera semana de aquel mes, a miles de perredistas para darles a conocer que sus candidatos a diputados federales en las elecciones de 2009 serían Víctor Castro Cosío y Marcos Covarrubias Villaseñor.
Ni en los más aciagos días del autoritarismo priista se había visto que un gobernador destapara en su propia casa a los futuros candidatos de su partido. A partir de ahí, la desvergüenza del gobernante y el servil sometimiento de la dirigencia del PRD no tuvo límites.
En 2009, en una de las más oprobiosas traiciones al PRD, Narciso Agúndez, en acuerdo con Jesús Ortega y, seguramente, a petición de FCH, decide que la candidatura a una diputación plurinominal fuera entregada, no a un militante perredista, sino a un personaje que se había desempeñado como funcionario calderonista de alto nivel en las fuerzas castrenses, el general Armando Meza Castro, quien tenía décadas de no vivir en BCS y que jamás había sido ni siquiera simpatizante del perredismo.
La complicidad entre Narciso y Calderón ha generado en BCS las más deplorables formas de conducción de la administración pública y de práctica política. El gigantesco endeudamiento público, la nula rendición de cuentas, la absoluta falta de transparencia, todo ello desapercibido para las instancias federales, son engendros de un bizarro maridaje entre una izquierda “moderna” y una derecha antigua.
En este cenagoso marco de referencia no resultan extrañas las más extraordinarias conjeturas, muchas de las cuales apuntan insistentemente a la existencia en BCS de una sucesión pactada por una inconfesable alianza entre la derecha y su satélite de izquierda.
Pero, más allá de toda especulación, una verdad de a kilo es que las traiciones ideológicas de Narciso dejarán sin empleo a los miles de verdaderos perredistas de base que sufrieron sinceramente la derrota a la que fueron conducidos por sus jefes en el gobierno y sus dirigentes en el partido.
Acaso los jerarcas del gobierno y del PRD lamenten que la suerte no los haya acompañado por más tiempo, y muchos de ellos, con ahorros suficientes, podrán esperar mejores épocas. Pero para quienes no son más que simples empleados, de esos que nada tienen que ver con las tropelías financieras cometidas por los altos funcionarios, el fracaso electoral es catastrófico en términos de sus expectativas de bienestar.
Por otro lado, los dirigentes perredistas difícilmente podrán hacer una reflexión sincera sobre las causas profundas de su derrota, pues hoy están esperanzados en que serán los mismos responsables de la debacle quienes les darán empleo en el último reducto laboral del perredismo, que es el municipio de Los Cabos, en cuyo presidente electo ya ven al próximo candidato a la gubernatura y, tal vez, al mismísimo mesías que en 2015 habrá de redimirlos.

2009: Jauja de Narciso y debacle del PRD

martes 22 de febrero de 2011

JUAN LUIS ROJAS AGUILAR
Durante el sexenio de Narciso Agúndez, 2009 fue el año en que el erario estatal registró el más cuantioso ingreso financiero. Fue también, paradójicamente, el año que marcó el inicio de la debacle del Partido de la Revolución Democrática en Baja California Sur. No hay administración pública que no desee contar con el máximo posible de recursos económicos, pero hay que tener cuidado con los deseos, porque pueden llegar a convertirse en realidad.
El 8 de diciembre de 2008 el Congreso del estado aprobó la ley de ingresos de 2009 sin incluir la obtención de un solo peso por la vía del endeudamiento. La votación unánime en este sentido volvía imposible, legalmente, que el gobierno pudiera contratar deuda durante el año siguiente.
Pero la legalidad no es un prurito que a Narciso Agúndez y a los diputados de la actual legislatura les quite el sueño. El 12 de diciembre, cuatro días después de haber aprobado la ley que evitaba el endeudamiento, los diputados votaron mayoritariamente a favor de la contratación de un crédito por hasta 1,372 millones de pesos, una decisión ilegal a todas luces, como ilegal fue la deuda que, a partir de esta aprobación, fue contraída en los meses siguientes.
Durante todo el primer semestre de 2009, los funcionarios estatales negaron que el gobierno hubiera adquirido deuda nueva; incluso el gobernador Agúndez se molestaba frente a quien osara referirse al tema de la multimillonaria línea de crédito.
En junio de ese año, durante una reunión del Comité Político del PRD, Agúndez perdió los estribos al calificar como una locura la oposición del autor de este artículo a la consumación del gigantesco endeudamiento. Más de 50 consejeros asistentes, miembros de todas las corrientes políticas del partido, guardaron silencio. Eran tiempos en los que una sola voz empezaba a imponerse.
En el segundo semestre de aquel año ya no fue posible continuar manteniendo en secreto que Banorte había otorgado al gobierno una línea de crédito por mil millones de pesos. Fitch Ratings, calificadora financiera contratada por la administración estatal, hizo público el monto de la deuda, y en su edición de agosto la revista La Tijereta dio cuenta de los detalles de la operación crediticia.
En la reunión de agosto del Comité Político del PRD, las nuevas críticas de este redactor fueron como la voz de un predicador en el desierto. Y ya no hubo otra reunión en la que pudiera participar este servidor de ustedes, pues a partir de entonces fue desaparecida a nivel nacional la figura de ese organismo colegiado.
De cualquier manera, a partir de entonces, lenta, pero inexorablemente, empezó a extenderse en la sociedad la creencia de que el Ejecutivo estatal estaba comprometiendo la estabilidad financiera de las siguientes administraciones y, por el sigilo en que se mantuvieron las operaciones, se creó la suspicacia de que estaban realizándose en forma indebida.
Pero Narciso todavía estaba lejos de que su buena estrella dejara de acompañarle. El día 15 de octubre solicitó al Congreso una ampliación al presupuesto del ejercicio 2009 por más de 1,460 millones de pesos, la cual fue aprobada por unanimidad, incluidos, por supuesto, todos los diputados de oposición asistentes. Eran los tiempos de máxima gloria de nuestro gobernante. ¿Cómo hubiera podido imaginar él, entonces, que menos de un año y medio después su partido perdería la gubernatura, tres presidencias municipales y 13 diputaciones de mayoría?
Como hemos visto, al concluir octubre el gobierno ya había logrado más de 2,460 millones de pesos adicionales a lo que inicialmente había presupuestado para el ejercicio 2009: mil millones del crédito de Banorte y mil 460 millones de la ampliación presupuestal.
La posesión de tanto dinero había trastocado el sentido común de nuestros gobernantes, y a partir de entonces empezamos a enterarnos, por los medios, de proyectos gubernamentales realmente extraños. El Pabellón Cultural de Los Cabos que construiría Luis Cano fue uno de ellos, y otro lo fue el proyecto del muelle de cruceros de Puerto Cortés, en Isla Margarita, de donde Luis Cano coincidentemente reclamaba posesión de una considerable extensión territorial.
Los formidables excedentes monetarios del gobierno estatal, por otra parte, contrastaban con las penurias financieras que en las mismas fechas padecían las administraciones municipales. La crisis económica, que no afectó al gobierno debido al descomunal endeudamiento y al recurso extraordinario proveído por la Federación, hizo pedazos el frágil equilibrio financiero de los ayuntamientos, que se vieron obligados a recurrir a onerosos créditos mientras el alto mando estatal se regodeaba en la abundancia. Pero en el pecado llevó la penitencia: los ciudadanos no sólo castigaron con su voto a los presidentes municipales, sino también a casi todos los candidatos perredistas.
Los primeros síntomas de enfado ciudadano habían aparecido desde las elecciones federales de julio de 2009, cuando el partido gobernante estuvo a punto de perder una de las dos diputaciones en juego, a causa de una baja votación en el municipio de La Paz. Este resultado, lejos de conducir a los miembros de la elite perredista a un análisis exhaustivo que encontrara la verdadera causa de tan desfavorable votación, dio origen a pleitos internos pueriles y a discusiones banales que los imposibilitaron para detener su debacle. A partir de entonces se vio que la derrota electoral de 2011 era sólo cuestión de tiempo.
En efecto, Narciso Agúndez, lejos de evitar el endeudamiento de los municipios, lo provocó con el propósito mezquino de deteriorar la imagen de los cinco alcaldes y volverlos totalmente dependientes de él. El caso del municipio de La Paz, al que pretendió cargar todas las reducciones de las participaciones federales de los cinco municipios, fue realmente grotesco. Pero la administración municipal de la capital ya había perdido credibilidad y no tuvo la audacia ni la inteligencia para exhibir de manera correcta esta felonía de Narciso contra los paceños, de la que incluso creo que hasta hoy no han sido correctamente enterados.
Desde mi punto de vista, para fines de 2009, bajo estas circunstancias —con gobernantes desprestigiados, instituciones públicas desacreditadas, actores políticos omisos, un partido sin rumbo, sin ideología y sin ganas de rectificar—, era evidente que el equipo gobernante perdería irremediablemente el poder.
A pesar de todo, observo que Narciso, después de las elecciones, anda realmente contento.

martes, 22 de febrero de 2011

UABCS: "MANO NEGRA EN EL DESPOJO DE HORAS DE ASIGNATURA Y EN LA FALTA DE RESPETO A LA BASIFICACIÓN": HÉCTOR MURILLO AGUILAR Y MANUEL MARTÍNEZ , MAESTROS AFECTADOS.






DESDE EL GOBIERNO ESTATAL TRATAN DE DEPURAR EL "PADRÓN ELECTORAL" LA VÍSPERA DE CAMBIO DE RECTOR EN LA UABCS. EL EX RECTOR JORGE VALE PROPICIÓ LA CORRUPCIÓN GALOPANTE Y LA MANIPULACIÓN POLÍTICA.. 
LA ACADEMIA , "UNA CLOACA". EL 80 POR CIENTO DE LOS MAESTROS UNIVERSITARIOS, SON DE ASIGNATURA. EL 70 POR CIENTO DEL RESTO, "LA CASTA DIVINA", SE  LLEVA 20 MILLONES DE PESOS MENSUALES.
EL CASO DE "MAESTROS RECOMENDADOS POR NARCISO", COMO EL DE ESTEBAN BELTRÁN, ES EMBLEMÁTICO DE LA RAPIÑA POLÍTICA DE LA QUE ES VÍCTIMA NUESTRA UNIVERSIDAD PÚBLICA. 

lunes, 21 de febrero de 2011

CARLOS VILLAVICENCIO: "LA ACTUAL CRISIS DE LA UABCS, ORQUESTADA POR NARCISO, VALE Y PORRAS; EL CGU ES QUIEN HA VIOLADO LA LEGALIDAD"."





EL RECTOR DESIGNADO POR LA JUNTA CONSULTIVA RESPONDE A LAS DECLARACIONES DEL VOCERO DEL CONSEJO GENERAL UNIVERSITARIO, ALEJANDRO PALACIOS.
"ES UNA VERGUENZA QUE FUNCIONARIOS UNIVERSITARIOS HAYAN SIDO MONTADOS EN UN VEHÍCULO PARA ACUDIR AL LLAMADO DEL GOBERNADOR, Y   QUE  LA SEP FEDERAL NO LE HAYA ACEPTADO A NARCISO AGÚNDEZ LA FIRMA DE GAYTÁN  EN EL MÁS RECIENTE ACUERDO TRIPARTITA", AFIRMA EL BIÓLOGO MARINO.



domingo, 20 de febrero de 2011

Golpear a la UABCS es golpear al Estado mismo

                                                                                                                                                                                     Por José Luis Vázquez Ceja

                        Nada más indignante  y humillante para cualquier sociedad que permitir que la ignorancia y el autoritarismo impongan las reglas para el desarrollo de sus universidades. El decreto de reformas y adiciones  a la Ley Orgánica de la UABCS  por el Congreso del Estado no es sino la cereza del pastel que deja el actual gobierno, que lejos de dignificar  y fortalecer a la  Universidad para formar recursos humanos de excelencia, fomentar la integración de una comunidad académica orientada a la investigación y al desarrollo científico y humanístico, y para ser  la difusora de  la cultura como elemento identitario y de cohesión social, la  refundió en el obscurantismo de los grupos tradicionales, que sexenio tras sexenio sólo la han utilizado como trampolín para saltar de puesto en puesto dentro del aparato burocrático y/o político del entramado institucional del Estado. Por tanto no es una crisis de legalidad sino ética, moral y política. Se está utilizando a la Universidad no para engrandecer la ciencia, el humanismo y la cultura sino para perpetuar en ella a los grupúsculos que la han sumido en el obscurantismo y en el descredito social.
                       La actual crisis universitaria
                       Después de la renuncia del Lic. Rodrigo Guerrero Rivas a la rectoría de la UABCS, el pasado 3 de noviembre de 2010,  esta Institución se dio el lujo de tener dos rectores. Uno, el M en C Javier Gaytán Morán, designado por el Consejo General Universitario (CGU) por el período del primero de diciembre de 2010 al 31 de mayo de 2011, y otro, el Dr. Carlos Villavicencio Garayzar, designado por la Junta Consultiva (JC). Ello derivó en un conflicto de autoridad y de interpretación de la Ley Orgánica en cuanto a las facultades y al carácter de toma de decisiones que tienen sus Organos de Gobierno. ¿Legalmente quien era el rector?  Sin posibilidades de ceder ambos en sus pretensiones, se acudió al arbitraje de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la cual emitió un documento donde explícitamente anota que el CGU carece de facultades para seleccionar, designar o nombrar rectores, en su carácter de electo, interino o provisional. Por obvias razones., el doctor Alejandro Palacios Osuna, presidente del CGU y también Secretario Académico,  jamás dio a conocer este documento a la comunidad universitaria. Por tanto la crisis de autoridad  en el quehacer universitario continuó,  particularmente en cuestiones como el manejo y disposición de los recursos financieros como los correspondientes al pago de nóminas y los 91.5 millones de pesos prometidos para el fideicomiso de jubilaciones, entre otras cuestiones de carácter administrativo y financiero.  
                       Acuerdos a espaldas de la comunidad universitaria
                       Sin negar que la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de BCS faculta al Congreso para aprobar reformas y adiciones a la Ley Orgánica de la UABCS, éste, a través de la fracción parlamentaria del PRD, PT y Panal, altos funcionarios del gobierno y el grupo de universitarios,  que actualmente controla la rectoría y el CGU, sin consultar a la comunidad universitaria, arman el proyecto de decreto mediante el cual se reforman y adicionan los artículos 9, 10 y 12 de la Ley Orgánica de la UABCS, precisamente para darle facultades al CGU para seleccionar, designar o nombrar rectores. Esto es, todo lo contrario a lo que la ANUIES interpretó de la Ley Orgánica.  Armado el proyecto de decreto, correspondió a los ilustres y doctos diputados Elmuth Dubeth Castillo Sandoval, Natividad Osuna Aguilar y Silvestre de la Toba someter a la consideración de H XII Legislatura para su aprobación y trámite la mencionada iniciativa.
                       Cronología del decreto super express
                       El pasado 11 de febrero,  correspondió al más ilustre y acomedido de los diputados, Silvestre de la Toba - diputado pluri por el  PANAL, el partidazo de la prestigiada Gordillo, perdón, ahora, declarado diputado independiente- presentar la iniciativa de reformas y adiciones a la Ley Orgánica de la UABCS al pleno del Congreso. Después de la primera lectura  y cometarios generales, el Congreso invitó al Dr. Carlos Villavicencio para que expusiera su posición y sus puntos de vista respecto a la iniciativa de reformas,  ante la contundencia de sus argumentos, el diputado Armando Cota logró un punto de acuerdo posponer la votación hasta el viernes 18 de febrero, en igual sentido se pronunciaron diputados como Adolfo González, de la fracción del PAN. Nada detuvo la segunda lectura de la mencionada iniciativa, a las 18: 30 horas del jueves 11 de febrero, los diputados de la fracción parlamentaria del PRD, el PT y el voto del diputado independiente Silvestre de la Toba, la iniciativa de  reformas y adiciones a los Artículos 9, 10 y 12 de la Ley Orgánica de la UABCS fue aprobada.
                      ¡Increíble! Un caso para Ripley y los tribunales de justicia.
                       El mismo 11 de febrero a las 18:30 horas, aún cuando todavía no terminaba la sesión del Congreso donde se aprobó la multicitada iniciativa, el señor doctor Alejandro Palacios Espinosa ya estaba convocando a los consejeros universitarios afines a una reunión extraordinaria del CGU, con un único punto: retirar del cargo al M en C Javier Gaytán Morán  y nombrar otro rector, nombramiento que el propio Palacios Espinosa asume, y por tanto como presidente del CGU nombra nuevamente a Gaytán, como rector interino,  por un nuevo periodo que va del 11 de febrero al 3 de junio de 2011. Sorprendidos. ¿No?  Ni los “mapaches” más desfachatados  o delincuentes electorales más audaces, en las mejores épocas del priismo, habrían logrado tal hazaña. Pero lo más increíble de todo este sainete parlamentario, aplaudido por las comparsas universitarias dirigidas por el M en C Gaytàn, fue que el mismo día 11 de febrero dicho decreto fue firmado por el Gobernador del Estado, Narciso Agúndez Montaño, y el Secretario de Gobierno, Alfredo Porras Domínguez. Pero, las sorpresas todavía  no terminan, el mismo día dicho decreto fue publicado en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado y tal vez distribuido a los muy allegados al “complot”. Muchos mal pensamos creemos que el Boletín en cuestión, antes del todo el “tango” parlamentario, ya estaba firmado y publicado, listo para ser distribuido el mismo día entre los miembros del clan.
                       Después de esta prontitud tanto de diputados como de altos funcionarios del gobierno estatal, que deja pasmado al más incrédulo,  es prudente  y noble recomendarle a nuestra diputada Graciela Treviño que se dé un  tiempo para tomar unas clases con estos expertos universitarios en sacar y ejecutar reformas el mismo día, y podamos en un futuro antes que termine el actual gobierno,   tener firmado y publicado el decreto contra la minería a cielo abierto en el Boletín Oficial del Gobierno del Estado. Estamos seguros que privará más el interés general de los Sudcalifornianos que los intereses transnacionales  de las mineras.  
                       Conclusión
                        Después del fracaso electoral del pasado 6 de febrero, cual ola de desprestigio baña y revuelca tanto a partidos políticos, dirigentes y gobierno, uno se pregunta del porqué tanta premura  por reformar leyes. La más comentada,  la aprobación anticipada por el Congreso -vía fast track- de  la Cuenta Pública  por la cantidad de 9 mil 94 millones  806 mil 715 pesos. Bueno, eso son las cuentas, pero porqué las reformas a la Ley Orgánica de la UABCS. Ello da poder al actual grupo para el control de la próxima elección de consejeros y del propio rector. Obviamente, ya no podrá ser Gaytán, pero  si Alfredo Porras, el hombre ideal para continuar con el modelo de Universidad tal cual la han diseñado los ex rectores Vale, Druck, Ceceña, y demás doctos de la unidad y el  continuismo. Solo esperemos que el valor, la dignidad y la vergüenza de los universitarios se manifiesten en el momento oportuno. 

sábado, 19 de febrero de 2011

RAINBOW HATT:" QUIEN FUE HIPPIE, SIEMPRE SERÁ UN HIPPIE"..

DICE ESTE SOBREVIVIENTE DE LA  GENERACIÓN DE LAS FLORES, EFIGIE VIVIENTE DEL CALLEJÓN DE LA PAZ, DESDE HACE CUATRO DÉCADAS. EL RAINBOW, NATIVO DE WASHINGTON D.C,  " BACK EAST", FUE UNO DE LOS ANIMADORES CONTRACULTURALES, INVOLUCRADO EN LA ORGANIZACIÓN DE FESTIVALES ROCKEROS, QUE SIGUE SIENDO FIEL A LOS IDEALES DE SU GENERACIÓN.

 ELIGIÓ LA PAZ COMO SU RESIDENCIA DESDE  QUE LA VISITÓ POR PRIMERA VEZ EN 1959.



Van cinco



JAIME SÁNCHEZ SUSARREY

Oaxaca, Puebla y Sinaloa en 2010. Guerrero y Baja California Sur este año. Cinco gubernaturas que, de otro modo, habrían caído bajo la aplanadora priísta. La experiencia lo confirma. Las alianzas sí funcionan y han modificado radicalmente la escena política. No hay elementos para suponer un regreso inminente e imparable del PRI a Los Pinos en 2012. Los dados no están cargados ni el resultado asegurado.
Lo anterior sin embargo, no borra un hecho innegable. La recuperación del PRI es palpable y está asociada al desencanto de la población. Muchos sectores razonan de manera directa y simple: más vale malo por conocido, que bueno por conocer. O son aún más tajantes: los priístas eran corruptos pero eficaces, los panistas también con corruptos, pero además ineficaces.
El problema para los priístas y sus cálculos futuros es que esa es sólo la mitad de la ecuación. ¿La otra mitad? El rechazo al PRI sigue siendo real. No importa que se trate de electores de izquierda (PRD), de derecha (PAN) o flotantes (oscilan en cada elección). En determinado momento un grupo importante de ellos puede aglutinarse bajo un objetivo: ir contra los priístas.
Por eso las victorias en los cinco estados mencionados y por eso los resultados apretados en Hidalgo y Durango el año pasado. Por eso, también, la incertidumbre de lo que podría ocurrir en el Estado de México si efectivamente se fraguara una alianza PAN-PRD. Los números no mienten. Un electorado dividido a tercios genera dos efectos: a).- una tendencia a la polarización en cada elección, b).- que favorece a las fuerzas que traban una alianza.
Eso fue exactamente lo que describió y sugirió Felipe Calderón hace apenas unos meses. El “silogismo” no fue perfecto, pero sí contundente: a).- el peor de los resultados imaginables en 2012 sería el regreso del PRI, 
b).- no hay que descartar un candidato de la sociedad civil que unificase a los antipriístas, 
c).- una elección plebiscitaria (sí o no al regreso del PRI) se traduciría en una victoria.

Perogrullo. Todo lo anterior rige para el Estado de México. Lo que suceda allí será crucial para el 2012. Quien triunfe obtendrá una ventaja estratégica. Se trata del estado con mayor número de electores, con una cantidad enorme de recursos públicos y con zonas conurbadas con la ciudad de México. Amén del impacto psicológico que tendrá hacia la elección presidencial.
Bajo ese panorama, la alianza PAN-PRD debería darse por descontada. Primero, porque todo indica que sin esa alianza ni el PAN ni el PRD tienen posibilidades de alcanzar la victoria. Segundo, porque la derrota en el Estado de México constituiría un tremendo golpe para el precandidato estrella del PRI. Y tercero, porque sentaría un precedente hacia el 2012.
Nada sin embargo, está escrito. La incógnita de esta ecuación tiene nombre y apellido: AMLO. Su oposición a la alianza es tajante. Es más, ya advirtió a su pupilo, Alejandro Encinas, que si él “transa” y acepta ir con Acción Nacional, entonces el Partido del Trabajo y Convergencia lanzarán un candidato por su cuenta con el apoyo de su Eminencia.
Ese tour de force tendrá un pronto desenlace. Porque si López Obrador se mantiene en su estrategia, los perredistas toparán con dilema: postular un candidato de unidad de toda la izquierda (Alejandro Encinas) o ir en alianza con Acción Nacional, pero enfrentando la quinta columna de López Obrador. Con un agravante adicional. La fuerza del “rayito de esperanza” en el Estado de México es considerable. No tanto como para obtener la victoria e imponerse sobre el candidato del PRI, pero sí para torpedear las posibilidades de victoria del candidato PAN-PRD. Dicho de otro modo, López Obrador no tiene la llave de la victoria, pero sí el boleto de la derrota de sus adversarios en el interior del PRD.
Este juego de sombras y de imágenes no se agota en sí mismo. Es, en sentido estricto, el primer round de la pelea por la candidatura del PRD a la Presidencia de la República. López Obrador está socavando el poder y la fuerza sus principales opositores (Nueva Izquierda de Jesús Ortega). Al hacerlo le cierra el camino a Marcelo Ebrard y le envía una advertencia: hacia el 2012 la izquierda marchará unida o dividida, tú decides.
El mensaje descifrado tiene las mismas claves del Estado de México. López Obrador irá por su cuenta llueva o truene. Aún en el caso hipotético de que el PRD postulara a Marcelo Ebrard o se sumara al PAN para apoyar un candidato ciudadano. En ambos escenarios, “el rayito de esperanza” no tendría la capacidad de ganar la elección, pero sí de torpedear a sus adversarios.
El ultimátum es terminante: Yo o el diluvio. Por eso lo que ocurra en los próximos meses será determinante y resolverá las principales incógnitas del 2012. El desenlace es de pronóstico reservado. Pero hay dos referentes a tomar en cuenta para prefigurar el futuro inmediato.
El primero es la personalidad del “rayito de esperanza”. López Obrador ha hecho su travesía del desierto con la tozudez que lo caracteriza. Su fuerza proviene de una convicción: le robaron la Presidencia en 2006. Y también de una reivindicación: sólo él, y nadie más que él, tiene el derecho y la obligación de vengar el agravio.
A lo que agrega su propio cálculo “racional”: si en 2012 logra polarizar la contienda con Peña Nieto, podrá aspirar a jalar en torno a su candidatura el voto antipriísta y la victoria estaría al alcance de la mano. Él es el indestructible y… lo seguirá siendo.
¿Se equivoca? Por supuesto que sí. Pero lo que importa es lo que él cree y piensa. Y eso lo sabremos, con certeza, muy pronto.

Desvía el gobierno de Agúndez más de mil millones de recursos federales: ASF


Tulio Ortiz Uribe
Para quienes se devanan el seso pensando por qué los votantes echaron del gobierno a Narciso Agúndez y su camarilla  (funcionarios, amigos y parientes), tal vez la respuesta la encuentren en los resultados catastróficos encontrados durante la revisión de la cuenta pública 2009, practicada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) a los recursos federales y dada a conocer el miércoles 16 en la Cámara de Diputados.
Se sorprenderán al saber que el mal hábito de sustraer y desviar recursos del erario por estos falsos izquierdistas, se dio en el pastel más apetecible que es la Secretaría de Educación Pública, cuyos recursos en el 2009, enviados por la federación a través del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica (FAEB), sumaron 2 mil 205 millones 976 mil pesos, de donde el gobierno agundista tuvo para dar y prestar.
De acuerdo con la auditoría practicada, se detectó un cúmulo de irregularidades que derivan en un “dictamen negativo”, ya que el gobierno de Baja California Sur “no cumplió con las disposiciones normativas aplicables”, que se reflejan en un mal manejo de los recursos públicos donde se determinaron recuperaciones (faltantes) por mil 168 millones 466 mil pesos, como se detallan a continuación.
Al cierre del ejercicio 2009, “se determinó un saldo por 322 millones 555 mil pesos”, dinero que al revisarse las cuentas bancarias abiertas ex profeso para manejar los recursos del FAEB, no apareció por ningún lado, por lo que la ASF presume “un probable daño o perjuicio o ambos a la Hacienda Pública Federal” por dicho monto, “más los intereses generados desde su disposición hasta su reintegro en la cuenta del fondo”
Por otra parte, se confirmó que recursos por 272 millones 673 mil pesos “de los cuales no se proporcionó evidencia que asegure su destino y aplicación”, deberán también ser reintegrados a la federación en un plazo no mayor de 30 días hábiles a partir de la notificación oficial.
Asímismo, se “gastaron” 33 millones 174 mil pesos “por el pago de personal adscrito a centros de trabajo clausurados o que no tienen vinculación con la educación básica o la formación de docentes”.
Pero no sólo se desviaron o desaparecieron recursos, también la mala administración provocó la pérdida de dinero que debió ser aprovechado, por ejemplo, en la construcción y remozamiento de escuelas. La auditoría encontró que la secretaría de Finanzas pagó 53 millones 82 mil pesos por concepto de recargos al no pagar a tiempo el Impuesto Sobre la Renta y el SAR-FOVISSSTE del 2008, “así como el pago de cuotas con recursos del ejercicio 2009 que correspondieron a ejercicios anteriores”. En un país medianamente democrático, esta pérdida injustificable habría derivado en el despido de los funcionarios responsables. Pero aquí no pasa nada.
Todavía se escucha al gobernador decir, en todos los tonos, que el presupuesto para educación no le alcanzaba y que su gobierno tenía que poner de sus propios recursos. Pues bien, la ASF le enmienda la plana al decirle que “de los recursos aportados por el FAEB, 304 millones 305 mil pesos (13.8%) se destinaron para el pago de personal estatal y de programas estatales, lo que denota la suficiencia del fondo para el financiamiento de personal federal transferido de educación básica y formación de docentes en el estado, al subsidiar programas y personal estatal”
Otra grave irregularidad encontrada fue el desvío de 105 millones 25 mil 700 pesos por concepto de impuestos que no fueron enterados a la Secretaría de Hacienda, por lo que la ASF envío un oficio al Servicio de Administración Tributaria para que “instruya a quien corresponda para que audite a la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado de Baja California Sur, con domicilio fiscal en calle Ignacio Allende, esquina con Isabel la Católica, Colonia Centro, Código Postal 23000, en la ciudad de La Paz, Baja California Sur, a fin de constatar el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, debido a que no se enteraron las retenciones por concepto del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de los trabajadores pagados con los recursos del FAEB durante 2009”
Y hay otros pecadillos menores como el hecho de haberles pagado un total de 24 millones 500 mil pesos, a trabajadores que estuvieron con licencia ¡sin goce de sueldo!; o los 68 millones 586 mil pesos “por efectuar pagos en demasía a empleados que en las nóminas tenían un nivel de carrera magisterial superior al que les corresponde; o los 2 millones 602 mil pesos generados como réditos en las cuentas bancarias, “recursos que no se pudo constatar su aplicación a los fines y objetivos del fondo”; o los 378 mil 439 pesos, gastados en la compra de blusas y faldas para las secretarias de la SEP y computadoras laptop como premios a personal docente; o los 14 millones 256 mil pesos para pagar a 41 empleados comisionados en el sindicato, es decir que cobraron doble sueldo y, por si no fuera poco, al hacer una verificación física en los centros de trabajo se identificaron a 157 empleados en las nóminas, pero no se encontraron en su puesto, aviadores pues.
El documento de la Auditoría Superior de la Federación termina diciendo: “El estado de Baja California Sur destinó recursos del FAEB para el financiamiento de personal o conceptos que no están vinculados con la educación básica o que no comprobó el destino de los recursos ejercidos, como es el caso del pago de recargos por presentación extemporánea a terceros institucionales, centros de trabajo no financiables con el fondo o no localizados en el catálogo institucional, personal comisionado a las agrupaciones sindicales, y compensaciones por compromisos estatales, entre otros”
¡Unidos vamos por más!

jueves, 17 de febrero de 2011

AYER REPARTÍ DINERO


Alejandro Alvarez

Así pasa, hay días en que uno amanece con el complejo de manirroto, con un impulso incontrolable por repartir los pocos centavos que se tienen. Sobre todo a unas pocas horas de haber cobrado la quincena. Ayer fue uno de esos días fatales.  Primero que nada separé lo correspondiente a lo que los economistas llaman gastos fijos, no quiero problemas domésticos a fin de mes nomás por darle rienda suelta a pagar deudas. 

Y  ahora sí, a darle. Lo primerito que zanjé fueron mis compromisos con Hacienda. Si hay un monstruo burocrático que me ponga los pelos de punta es esa Secretaría que no hace mucho encabezaba un gordito simpático. Nada más me llega un aviso con ese escudito de la hache grandota y voy volado con mi contador a que me haga un exorcismo. Cada mes voy a pagar mis impuestos y cómo me acuerdo de personajes como el diputado granuja del cual les platiqué hace poco. Debería elevarse a la categoría de pecado capital andar manteniendo mentecatos con dinero público. Sé que ese pecado que cometemos lo vamos a pagar muy caro, tarde o temprano. Es peor que tirar dinero a la coladera. Y así, con nuestros impuestos mantenemos a miles o decenas de miles de vividores. Y no me hagan hablar porque podemos empezar con los gobernantes y representantes populares que se acaban de elegir. Yo ya dije que anulé mi voto, así es que mi conciencia está tranquila por ese lado.
Después fui a pagar la tarjeta de crédito. Debo tener en el fondo de mi alma algún trauma muy grande y profundo en contra de pagar intereses a los bancos y en general a pagar cosas en abonos. En mi infancia jamás conocí a un abonero y el día que mi padre tuvo que hipotecar la casa casi nos morimos del susto. No dejo pasar ni un mes sin cubrir mis deudas de plástico –así le llaman al tarjetazo– para que no me den el mordisco esas víboras venenosas  insaciables. Y hay que estar viendo con lupa el estado de cuenta para que no nos esquilmen con los cien, cincuenta o hasta mil pesos mal cobrados por una comisión fantasma o un “error de dedo”. Andarse cuidando las espaldas de esos bandidos de cuello blanco es estresante.
Ya con la cartera enflaquecida fui a visitar a mi albañil. Me acaba de poner un piso y tener a un albañil de confianza es un tesoro que se debe cuidar tanto como a un plomero diestro o un carpintero cumplido. Son rarísimos. Decía que al albañil le fui a dar su complemento. Ya antes, de acuerdo con la ley no escrita,  le había dado su anticipo y puntualmente cumplió con el plazo. No sin antes retrasarse tres semanas en empezar. Pero eso, tratándose de albañiles, es pecata minuta.
Con un hálito financiero tuve arrestos –o sea recursos– para recoger unos zapatos con flamantes suelas corridas y una lustrosa repintada. Quedaron como nuevos, por lo menos para lo que resta del año. Me siento solidario con ese oficio, siendo niño en la esquina de la calle había un negocio de reparación de zapato comandado por una señora de unos cien kilos de peso. Su hijo, apodado El Tol, era un vago de marca, compañero de pandilla, para qué más que la verdad. Los domingos el taller se convertía en fonda expendedora de enchiladas de mole. Un mole riquísimo. Los aromas de resistol, calcetín, cuero, caldo de pollo, queso y mole, le daban al lugar un encanto especial. Creo que nunca olvidaré cuando mi madre me mandaba a comparar en una ollita los tres pesotes de mole con los cuales mi jefa armaba un desayuna de antología para toda la familia.
Huelga decir que salí con mis zapatitos reparados pero con la seria sospecha de que estaba casi en bancarrota. Saqué la cartera con mucho cuidado y completé sesenta pesos, suficiente para un paquete de seis, pensé, y además bien ganado, ya era casi la una de la tarde y el calor era insoportable. Siempre he dicho que este crudo invierno sudcaliforniano es la envidia del país.  Con las consabidas beberecuas bien helodias me enfilé a visitar a mis mecánicos de cabecera, don Pedro y Gabriel, allá por Agua Escondida, siempre hospitalarios, donde dimos cuenta de esos líquidos comentando las últimas peleas de box y el pésimo nivel de las nuevas promesas del pugilismo nacional. Inflados por la publicidad y los villamelones, esos ignorantes que nunca faltan en el deporte.